Astrid Weissenborn-García

afieltrarte-foto

Schwäbisch Gmünd, Alemania, 1964

Astrid trabajaba como artista plástica durante muchos años sin declinarse hacia un material en especial, siempre que sea de origen natural: crea durante toda su trayectoria obras tanto de piedra, metal, cemento, papel como de vidrio. Al llegar a vivir a Hoyo de Manzanares ( ́92) está fascinada por la textura de la madera de las Encinas.

Realiza varias piezas de mediano tamaño del género de “Abstracción orgánica” en las que las vetas trenzadas de esa madera favorecen de manera hermosa a los volúmenes. Antes sus obras de madera eran exclusivamente de frutales, ahora enriquece la colección tanto con la encina, como con el olivo.

Si bien hasta el año 1999 había sido una amante de la lana de oveja utilizando la misma en múltiples prendas tejidas, tiene ahora su primer encuentro con la lana convertida artesanalmente en fieltro. ¡Una técnica que se ha usado en todo el mundo desde hace miles de años, donde haya habido ovejas!

Para ella empieza una etapa nueva en sus creaciones: no solo descubre la versatilidad de ese material, sino ve en él un conector entre diferentes materiales. De ese periodo son varias esculturas en las que una parte está enfieltrada, y otras en las que toda la escultura está hecha de fieltro. Además, ¡por primera vez puede modelar directamente en color, utilizando lana teñida!

Llega a la conclusión que modelando la lana directamente con las manos, con agua caliente y con ayuda de jabón, se trabajan más los sentidos que dando forma a otros materiales: trabaja el sentido del tacto, de la forma, del color y finalmente el olfato. Por eso Astrid ve el trabajo con la lana de gran valor creativo, que no solo plasma en sus piezas de arte y complementos, sino ofrece compartir su experiencia en talleres, tanto puntuales como de larga duración.

www.afieltrarte.com